Artículos

PREVENCIÓN POSITIVA

Hasta hace poco la mayoría de los programas de prevención del VIH estaban dirigidos hacia las personas que no vivían con el VIH, para evitar la transmisión del VIH (prevención primaria).

A las personas con VIH, se recomendó practicar el sexo seguro y el uso del preservativo (prevención secundaria).

Desde 2012, hubo muchos avances biomédicos en la respuesta al VIH, que están cambiando las estrategias de la prevención.

 

La PREVENCIÓN POSITIVA se dirige también a las personas con VIH.

Forma parte de una nueva estrategia global de prevención del VIH, (integra a la primaria y secundaria), a la que se agrega a las campañas educativas sobre el uso del condón masculino o femenino. Las nuevas medidas de prevención representan un complemento a los esfuerzos que existían. Ahora contamos con opciones adicionales al combinar diferentes estrategias de prevención que demostraron su eficacia para prevenir la transmisión del VIH.

La PREVENCION POSITIVA, las personas con VIH tiene un rol importante en la erradicación del VIH.

 

Si vives con el VIH, tienes que saber que:

El tratamiento ARV, evita la transmisión del VIH a tu pareja, a condición de que seas adherente y que tengas una carga viral indetectable. Los estudios comprobaron que disminuyen las probabilidades de transmisión del VIH del 96%, aún sin utilizar el preservativo.

El tratamiento tiene un valor a nivel individual (recuperar tu salud), pero también tiene su importancia a nivel de la sociedad (disminuye la transmisión del VIH a otras personas). Se llama TASP (Tratamiento como prevención).

Sin embargo, tomar el tratamiento NO te protege de la posibilidad de re-infectarte con nueva cepa de VIH, de co-infectarte de alguna infección de transmisión sexual y en el caso de parejas heterosexuales, no te protege de un embarazo no deseado. En estos casos, solo protege el uso de preservativo.